Loading...

viernes, 25 de enero de 2013

Antes de insultar.

El amor a veces te traiciona. La gente cambia, las disputas empiezan. Los recuerdos se olvidan, la gente se marcha...
En este mundo puede que nos encontremos solos, desamparados. En el fondo nacemos y morimos solos, pero siempre pasamos nuestros mejores momentos en compañía. Las risas no se provocan solas, las amistades para toda la vida surgen de la nada. No puedes predecir quien será tu amigo para lo bueno y para lo malo, simplemente... no puedes.
No puedes predecir las desgracias, ni tuyas ni ajenas, cuando lloverán lágrimas y cuando crecerán sonrisas.
No puedes parar el tiempo y pensarte las cosas, arrepentirte por algo que al final no salió bien, echarte la culpa a algo que se desplomó... Castigarte porque las cosas no salen bien, pagar tu por los errores ajenos.
No puedes tenerlo todo, desear no haber existido, odiarte a ti mismo. Si no te caes bien, no le caerás bien a nadie, tenemos defectos, algunos salieron más perfectos que otros.
No puedes exigir ser recordado, que te sigan a todas partes, que cambien por ti todo lo que tienen...

Nos sentimos sometidos, hay pocas cosas que se pueden hacer, algo siempre puede salir mal. A veces nos ahogamos, cerramos los ojos y nos sentimos prescindibles. Deseamos dormirnos para siempre...


Nos insultan, nos hacen daño, nos reprimen, hasta que un día explotamos...
GORDA: Miles de suicidios, desordenes alimenticios, vómitos incesantes, trastornos de por vida...
FEA: Cirugías, piel destrozada por el maquillaje, cortes en el brazo, arañazos en la cara...
MARGINADA: Miles de depresiones, golpes en los cristales, autolesines.

Antes de insultar, vive tus insultos.



2 comentarios: