Loading...

sábado, 26 de enero de 2013

No más miedo

Nunca nos hemos puesto a contar las oportunidades que perdemos, son tantas... Intentamos no preguntarnos cómo sería nuestra vida aprovechándolo todo. Seguramente sería muy diferente, podrían haber más sonrisas, pero no lo hicimos por temer a tener más lágrimas. Podrían haber muchas más personas, pero no lo hicimos por temer a que fuesen malas.
Nos han hecho tanto daño, es tan difícil volver a confiar en alguien... Nos han traicionado tantas veces que no podemos ni llevar la cuenta, pero nos perdemos tantas cosas por culpa del miedo, nos perdemos tantos amaneceres en compañía de verdaderos amigos por culpa del miedo...
Ojalá el miedo y la vergüenza tuviesen un botón para desactivar, solo tendríamos que darle y punto, seríamos nosotros mismos. ¿Por qué todo tiene que ser tan difícil?, perdemos oportunidades que nos podrían haber llevado a cumplir todos nuestros sueños, pero eso ya nunca lo sabremos. Perdemos oportunidades que nos podrían haber llevado a nuestras peores pesadillas, y eso nunca lo experimentaremos. Tememos fallar ante todos las cosas, sin saber que la única persona que te va a regañar por fallar vas a ser tu mismo.
Tenemos que tomar demasiadas decisiones, desde que nacemos decidimos si respirar o no. Siempre tenemos que escoger entre fingir o revelar, llorar o reír, conocer u olvidar, equivocarse o abandonar.
Nadie piensa en como podría haber sido su vida, en realidad preferimos dejarlo de lado porque la imaginación es traicionera, y nos podríamos estar arrepintiendo toda nuestra vida de no haber tomado esa decisión... Siempre buscamos intereses propios, intentamos protegernos de lo que aún ni conocemos, de lo que ni vemos...
Nos sentimos de cristal cuando somos de hormigón. Sí, perdemos oportunidades, sí, nos equivocamos, sí, nos lamentamos. Todo está añadido a lo que es en sí la vida, decepciones e ilusiones, sin las dos cosas no seriamos nada. No debemos arrepentirnos de los errores, tarde o temprano nos llevaran a una mejor solución, los trenes nunca se acaban y siempre puedes coger uno para escapar de la pesadilla en la que te has envuelto.
Tenemos tan poco tiempo para pensar, en el fondo, seguimos al corazón.


viernes, 25 de enero de 2013

Impulsos

¿Has sentido eso? Creo que es mi corazón, te he visto y no sé... se me ha encogido el alma. ¿Nunca lo has sentido? Sientes como si ya no es necesario buscar a nadie que rellene tu corazón, es algo muy especial.
Te asusta pero no te desagrada, los rechazas pero luego lo buscas.
No sé cómo explicártelo, es muy difícil, nunca lo olvidas. Todo está en equilibrio por primera vez, nada sobra, nada falta...
Te has ido y se me ha pasado, casi me atrevo a perseguirte por la calle. Con verte, aunque sea la espalda, me conformaba.
Pero no fui capaz de seguir mi sueño y ahora no te veo, ya no te encuentro y no sé dónde buscarte. "Es una pena, ojalá se me pasé y pueda seguir con mi vida" ¿Pero puede ser tan fácil? NO, te veía por todas partes, siempre que hacía algo pensaba que me estabas viendo y me ponía nerviosa. Me di cuenta de que eras muy especial, que en una mirada fugaz de dos segundos te habías convertido en toda mi vida.
¿Y ahora que hago? Habrá que aguantarse con tener un vacío constante, a lo mejor encuentro a alguien que me haga olvidarte, pero es que no alcanzo a entenderlo, solo ha sido una mirada, y ya estoy enamorada de ti. No comprendo lo rápido que trabaja el corazón, lo rápido que alguien marca nuestra vida... Hay tantas cosas que no comprendo, hay tanto que ansío comprender...
Pero te prometo y me prometo encontrarte, porque no estoy dispuesta a perder parte de mi vida. Ya me equivoqué al no seguirte, no me daré por rendida. Sé que debes estar en alguna parte, el mundo es muy grande, algo tuvo que decidir que nos cruzásemos por la calle.
Llámame loca, pero yo sigo mis impulsos, porque son las únicas acciones que hacemos sin tener en cuenta el miedo a equivocarnos. Puede que no te encuentre, o que te encuentre y no seamos el uno para el otro, pero por lo menos lo habré intentado, porque nunca sabes a dónde te llevan tus decisiones.
Y aunque estés lejos, no me recuerdes o no me des importancia, tienes que saber que tienes un verdadero don, ya que sabes enamorar con una sola mirada. Me has vuelto loca sin tener que comprarme cosas, sin tener que decirme halagos.
El amor se crea cuando menos te lo esperas, la vida cambia con cada suspiro, el destino te lleva a su placer contra la marea y a favor del viento, solo hay que saber aprovechar los momentos y seguir aquello que deseas, no sabes las veces que te puedes arrepentir por no aprovechar las oportunidades.


Open happiness

Cuando los comentarios te confunden, cuando ya no sabes que es verdad y que es simple ilusión, cuando ya no tienes nada que perder... Entonces es cuando ves la realidad, quién está ahí para ayudarte y quién para verte caer. Ves el significado de cada palabra, de cada gesto que te han hecho o dicho y lo has considerado amistoso en su momento.
Te das cuentas de que en el mundo hay más sombra que luz, recuerdas que hay más cielo que tierra...
Hay poca gente que te ayude y no pida nada a cambio, cuesta mucho sobresalir, no muchas personas lo hacen, básicamente porque la mayoría ha comprendido que es mejor quedarse entre las sombras. Si estás en la oscuridad, solo te querrán por lo que eres, no por lo que puedes dar, te dirán tus defectos insoportables en vez de callárselos.

Somos personas de intereses, convenidos. Nos aprovechamos de las oportunidades porque nunca sabes cuando vas a ganar más de lo que esperas, nos sabemos callar cuando queremos gritar porque aprendimos que se cazan más moscas con miel que con vinagre.
Tenemos más envidia que personalidad, porque siempre hay deseos de mejorar.
Tenemos mil cosas, perdemos cientos a diario, los amigos cambian, las cosas ocurren, los sentimientos se acaban... Pero la esperanza renace, los sueños perduran, las ilusiones alegran...
Hay gente de todo tipo, LADRONES de besos, ADICTOS a la música, CARTERISTAS honestos, ATAQUES de amistad, de amor y de bondad, PANDILLAS generosas, BOMBEROS voluntarios, muchos LOCOS sueltos y algunos HÉROES locos...
Hay piedras en el camino, puñaladas por la espalada, errores permanentes... Pero siempre habrá esperanza.



Antes de insultar.

El amor a veces te traiciona. La gente cambia, las disputas empiezan. Los recuerdos se olvidan, la gente se marcha...
En este mundo puede que nos encontremos solos, desamparados. En el fondo nacemos y morimos solos, pero siempre pasamos nuestros mejores momentos en compañía. Las risas no se provocan solas, las amistades para toda la vida surgen de la nada. No puedes predecir quien será tu amigo para lo bueno y para lo malo, simplemente... no puedes.
No puedes predecir las desgracias, ni tuyas ni ajenas, cuando lloverán lágrimas y cuando crecerán sonrisas.
No puedes parar el tiempo y pensarte las cosas, arrepentirte por algo que al final no salió bien, echarte la culpa a algo que se desplomó... Castigarte porque las cosas no salen bien, pagar tu por los errores ajenos.
No puedes tenerlo todo, desear no haber existido, odiarte a ti mismo. Si no te caes bien, no le caerás bien a nadie, tenemos defectos, algunos salieron más perfectos que otros.
No puedes exigir ser recordado, que te sigan a todas partes, que cambien por ti todo lo que tienen...

Nos sentimos sometidos, hay pocas cosas que se pueden hacer, algo siempre puede salir mal. A veces nos ahogamos, cerramos los ojos y nos sentimos prescindibles. Deseamos dormirnos para siempre...


Nos insultan, nos hacen daño, nos reprimen, hasta que un día explotamos...
GORDA: Miles de suicidios, desordenes alimenticios, vómitos incesantes, trastornos de por vida...
FEA: Cirugías, piel destrozada por el maquillaje, cortes en el brazo, arañazos en la cara...
MARGINADA: Miles de depresiones, golpes en los cristales, autolesines.

Antes de insultar, vive tus insultos.



martes, 15 de enero de 2013

Hay que aprender

Llega el momento en la vida en la que no sabes, ni que tienes, ni que deseas, pero la única respuesta que podemos sacar es que solo continuando, podremos responder nuestras preguntas.
Cuando todo el mundo te engaña, los amigos te defraudan, la mayoría de la gente es como un dado trucado, tiene muchas caras pero en cada situación saca la que mas le conviene.
Si guardáramos nuestra amistad solo a las personas que se la merecen, os quedaríamos sin amigos. ¿Quién nos enseñó a ser así? Mis padres no me decían "Ve, y miente a la gente", hemos aprendido a base de puñaladas traperas a la espalda, de insultos poligoneros y de miradas matadoras.
En el fondo nada nos prepara para lo que hay en el mundo, confiar en alguien solo te da más posibilidades de ser traicionado.
Decir las cosas a la cara es difícil, la gente se escusa diciendo que no quiere hacer sufrir a nadie, pero después critican a la espalda haciendo el mismo daño.
Decimos que nada de lo que nos digan o hagan nos importa pero todo el mundo tiene un punto débil, algunos tenemos demasiados...
Lloramos a oscuras porque no se puede mostrar debilidad. Los rumores nos confunden, las mentiras nos engañan, pero todos somos fuertes.
Siempre hemos tenido un momento de felicidad en el que las malas noticias no nos importaban. Un recuerdo que si se nos viene a la mente sonreímos.
Cuando llegue el momento de educar, no les diré cuan frío puede ser el mundo, les diré que el calor proviene de un abrazo y de un te quiero. No les diré que todo el mundo te defrauda, les diré que siempre va a haber alguien que lo de todo por ellos.

La infancia... todo es tan fácil, ¿para qué estropeársela? Yo siempre he podido ser muy empírica, y pienso que si medio mundo está sumido en la sombra, la otra mitad está alumbrado por un Sol cálido. Que si un día está nublado, al siguiente lloverá y podrás salir a mojarte.

El lado bueno de las cosas no siempre debe estar en el corazón, lo hermoso no tiene porque verse...

domingo, 13 de enero de 2013

Is diferent

El mejor calor en invierno no siempre es el de un abrazo, sino el de una taza de chocolate caliente sentada al lado de la venta de una cafetería, viendo como llueve.
La mejor sonrisa no siempre es la que te sale después de estar diez minutos riendo, sino la que sacas cuando lo has hecho todo perfecto y aún así has fallado.
El mayor orgullo no siempre es por algo hecho por uno mismo, sino que también se puede sentir feliz por ver a esa persona triunfar.
El mejor consuelo no siempre es el abrazo de la persona a la que quieres, sino dar gritos al aire y llorar mientras le cuentas a alguien tus penas.

Las personas solemos caer bajo, darnos por vencido, dejar de intentar las cosas porque a la primera no salió como debería. No tenemos paciencia, nos sobra el orgullo, nos falta corazón... Podemos ser sucios, rastreros, tramposos, pesados, amargantes, despiadados y sin escrúpulos. Somos tan diferentes los unos de los otros, nos equivocamos y equivocamos, tropezamos cada vez que hay una oportunidad, no aprendemos de nuestros errores, estamos dispuestos a destruir la Tierra con tal de seguir nuestra vida acomodada...
Pero en el fondo, yo estoy orgullosa de ser humana, tenemos la capacidad de tener mil sentimientos, de comunicarnos con una sola mirada y de poder escapar cuando queremos estar solos. Somos perfectamente imperfectos, tenemos mil defectos y mil virtudes. Podemos mirar tanto al futuro como al pasado...

Somos diferentes, en un mundo en blanco y negro nosotros somos siempre lo gris, no nos importa ser juzgados, nos hemos ganado el derecho a ser nosotros mismos por encima de todo. No nacimos para ser perfectos, no nacimos para ser felices, sino solo para equivocarnos y destacar entre la gente, para ser recordados. Porque en el fondo, todo el mundo deja huella, porque en el fondo, el mundo necesita a cada persona.
Nunca te sientas mal por equivocarte, por no ser como los demás quieren que seas, ellos tampoco son como quieren ser.


domingo, 6 de enero de 2013

Amores

-Sabes que tengo la razón, ¿por qué no me la das? Llevamos discutiendo mucho tiempo ya, es hora de que des tu brazo a torcer, basta de gritos, basta de lágrimas.
Es el momento de madurar, de que te des cuenta de que el exterior no va a ser tan compasiva como yo. Tu te equivocaste, yo me equivoqué, los dos hemos tenido parte de culpa en esta pelea pero tu sabes que llevo aguantándote demasiado tiempo las manías, ¿esperas que me calle la boca toda la vida?
+¿Crees que no tengo yo también la razón? No soy el único que tiene manías aquí, no eres la única que soporta algunas cosas del otro, ¡Te crees con el derecho de reprocharme cosas!
Los dos nos hemos gritado bastante así que no hables de madurar, conozco este mundo al igual que lo conoces tú, me han hecho daño y he podido levantarme, me tratas como si fuera de cristal.
-Dejaste de tener la razón cuando has empezado a desvariar.
+¿Ahora tú decides quién tiene la razón?
-¡No eres mi muñeca! Parece al revés, siempre intentando controlar todo lo que hago, ¡no tienes remedio!
+Maduraré cuando tú madures, tanto como yo te soporto tu me tiene que soportar
-¿Me vas a obligar?
-No digo eso, ¡digo que merezco un poco de paciencia!
+Tengo toda la paciencia del mundo contigo, pero lo que pasa es que tu siempre consigues agotarla.
+¿Sabes?
-¿Ahora qué?
+No me acuerdo el por qué de la pelea, ¿no te parece curioso?
-¡No me vengas con esas!, hay que solucionarlo ya, sino nunca podremos estar juntos en paz.
+Si quieres por todos los medios volver a estar juntos será porque no estas cabreada, ¿no?
-Después de tanta pelea lo quieres solucionar así, no tienes vergüenza.
+Sabes que siempre nos peleamos, pero en el fondo nos queremos.
-¡Qué conmigo no sirven los cariños!
+¿Qué quieres que te dé la razón?
-Quiero que me la des, pero porque te des cuentas de que la tengo, no para hacerme feliz.
+Vale, toda para ti, ¿me quieres ahora?
-Puf, vale, pero la pelea seguirá mañana.


Los amores nunca son eternos, las peleas al final se olvidan, el tiempo pasa, las sonrisas se disfrutan y luego se van para no volver.
Los gritos al final se ahogan, los cristales se tiran y los jarros se pegan.
No siempre todo se soluciona, las personas se van y muchas veces no vuelven.
El corazón, aunque no lo parezca, se recompone al fin y al cabo.
Las palabras hieren y ala vez curan, no hay pelea de dos si uno no quiere,todo al final tiene solución. Comerse el orgullo duele, pero el orgullo no te hará compañía cuando estés solo .