Loading...

miércoles, 7 de agosto de 2013

En la pasión

En la pasión, todo puede cambiar en un minuto, te crees que estas haciendo el tonto con alguien cuando al final el que se queda tonto eres tú.
Empiezas fijándote que una persona te presta más atención que los demás, crees que lo tienes a tus pies y que te estará rezando, pero en realidad te llevan a su terreno, donde por experiencia te ganan.
En unos pocos días te das cuenta que las imperfecciones que le veías antes ya son más llevaderas, incluso te gustan un poco...
Entre indirectas y promesas piensas que vives una de esas historietas de verano de la que luego presumirás, todas las razones para no empezar algo empiezan a dejar de importar y solo quieres un beso, detrás de otro y de otro...
Pero en un momento justo te das cuenta que no eres el primero a el que le hace eso, no eres tan especial como te creías ni le importas tanto como pensaste, que serás, tarde o temprano, un trofeo más. Te das cuenta que, sin darte cuenta, te has puesto la correa y eres su perrito faldero. Puede que te sientas mal, y que empieces a comprender esas frases de "lo que se empieza jugando acaba gustando", porque para ti ya nada de esto es un juego, ese juego en el que apostaste tu corazón sin apenas saber que el otro no apostaba nada.
La rabia te corrompe y le odias, pero también r¡te odias a ti mismo por caer en la trampa, y ya eres consciente que en su terreno hay muchos peces que cayeron en sus redes, pero tú no serás ninguno de ellos.
El orgullo te niega lo que el corazón te dice, por una vez, aparentas aprender de tus errores, pero no señores, el orgullo no es parte del corazón aunque lo parezca, tú seguirás queriéndolo, seguirán ansiando sus labios aunque sabes que te equivocas, pero el orgullo te lo impide, el corazón no aprende, solo ha sido encerrado para no sufrir más.
Para aprender ya tenemos al cerebro...
Y, como siempre, después de la tormenta llega la calma, y piensas que esa persona también puede ser tu trofeo, que los dos hagáis la misma jugada, pero sabes que aunque te convenzas de ello, para él nunca será lo mismo que para ti.
¿Qué hacer? En temas del corazón siempre se dice que hay que arriesgarse, pero cómo saber como pasarán las cosas.
Seguir como antes parece la única opción, aunque eres consciente de que te arrepentirás durante mucho tiempo, aunque eres consciente de que hace mucho que no te trataban igual y que siempre será una persona que, de buenas a primeras, trastocó todo tu mundo.

2 comentarios:

  1. GUAU!Sólo puedo decir que me ha parecido muy muy profundo.
    ¡Un beso!<33

    ResponderEliminar
  2. muchhhassss graaciias:))
    se puede decir que es una experiencia cercana ajja:)

    ResponderEliminar